8 Imprescindibles de la canción de autor dominicana

República Dominicana, país situado en el mismo trayecto del sol, desde tiempos inmemoriales ha contado con grandes cantautores que han puesto, y siguen poniendo, en lo más alto el nombre de la patria que Duarte soñó. En esta entrada, comparto las que a mi juicio han sido las canciones más trascendentales y emblemáticas del género de autor.  Ocho canciones, sin ningún orden en particular, que de una u otra forma se han impregnado durante generaciones en la memoria colectiva de la sociedad dominicana.

Continuar leyendo “8 Imprescindibles de la canción de autor dominicana”

¡Ay De Ti!

Delia Weber

Delia Weber (nuestra más prominente cultivadora del poema en prosa) fue una escritora, cuentista, dramaturga, poetisa y pintora nacida en  la ciudad de Santo Domingo. Su habitual estilo literario es impresionista, un impresionismo realizado con sentido sensual pictórico. El amor, en sus poemas, es al mismo tiempo sentimiento y duda, inquietud y misterio, deseo y desfallecimiento. Además del poema en prosa escribe poemas dramáticos y cuentos. Su lirismo linda con lo fantástico. Es la mujer que canta y lleva a su canción las palpitaciones de sus ensueños.

Hoy les comparto ¡Ay De Ti!, poema hermoso donde los haya. El cual el gran cantautor Manuel Jiménez musicalizó e incluyó en su disco “Vivirá: Homenaje a Juan Bosch” acompañado de la angelical voz de Ana Belén. Agregando mística a una ya de por si mística creación.

¡Ay de ti!
Si probaste una vez
La miel de mi vino
Ya no lo olvidarás

¡Ay de ti!
Si te clavo la espina
De mi rosa de amor
Ya no lo curarás

Y aunque te vayas lejos
Aunque no vuelvas más
En un trastorno de tu vida
Retornarás al punto en que

Te bebiste mi vino
O te clavaron mis espinas
Te bebiste mi vino
¡Ay de ti¡ …

No Te Da

Manuel Jiménez: Trovador Dominicano

Una de las más emotivas canciones que he escuchado, en esta, el siempre humilde pero igualmente reconocido cantautor dominicano (oriundo de Cotuí) Manuel Jiménez, armado sólo con su voz y guitarra logra traspasar las barreras de lo meramente físico y se nos instala en lo más profundo del alma.

Te sobra ternura,
te sobra el encanto,
lo que queda de tu sonrisa
es un mambo de amor.

Te sobra en los ojos
la dulce mirada
y tu boca cuando habla
de amor me embriaga.

Me asombra que tengas
encantos de más, pero tú
no te asombres si digo
que aunque todo te sobre
el amor no te da.

Para un beso te da,
para un sueño te da,
pero para quedarte en mi lecho
y dormir en mi pecho
el amor no te da.

Tocando mi frente,
me dices te quiero
y rehúsas darme
tu amor entero.

De un beso en tu mano
yo sé que soy dueño
pero todo tu amor
corazón es mi empeño.