Canciones Para Rameras

Mujeres apartadas, denigradas, vilipendiadas, estigmatizadas, sin más valor para la sociedad que el fruto rancio oculto (aunque no tanto) entre sus piernas. Fruto al que acude una ingente cantidad de hombres sedientos buscando saciar con su jugo los más bajos deseos carnales, buscando, más que nada, saciar su hombría. Sin embargo, desde los tiempos más remotos, estas flores nocturnas han sido las musas innombrables de una infinidad de poetas, juglares, trovadores, escritores, artistas, científicos, magnates, emperadores y en general, de hombres de todas las épocas, clases sociales e ideologías. Un caso famoso que no necesita explicación es el de María Magdalena, mencionado en La Biblia. Otro caso famoso es el de Teodora de Bizancio, que pasó de prostituta a emperatriz, al casarse con el heredero al trono del Imperio Bizantino.

Siempre me ha fascinado la idea de como estas doncellas de las tinieblas, habitualmente asociadas a la pobreza, a los vicios y enfermedades, han hecho brotar en los más variados hombres los más sublimes sentimientos. Muestra de ello son las canciones que quiero compartir en esta entrada. Cantautores de todas partes del mundo hispanoparlante le cantan a estas mujeres que con un grito silente siguen clamando que se les otorgue todo el honor y privilegios que durante toda la historia de la humanidad se les ha negado.


Perla Negra — Yordano

El cantautor italo-venezolano Yordano nos regala una magistral pieza poética con esta canción, una de las más emblemáticas de su exitosa y larga carrera. Apareció por primera vez en el álbum “Juega Conmigo”, y narra como cambia la percepción de un hombre sobre el amor y el placer tras acudir a una de estas musas de la oscuridad para cumplir una fantasía.

María — Alejandro Santiago

Esta pieza del trovador mexicano Alejandro Santiago pertenece al disco “A Tu Voluntad”, lanzado en 1999. Esta canción ofrece una visión diferente de la vida de una prostituta. Una vida consagrada a cumplir las fantasías ajenas mientras la acumulación de noches, de dolor contenido, de besos sin sabor y caricias fingidas le van corrompiendo el corazón y arrugándole la piel.

Una canción para Magdalena — Pablo Milanés y Joaquín Sabina

Una canción escrita a cuatro manos por el cantautor cubano Pablo Milanés y el cantautor y poeta español Joaquín Sabina. Incluida inicialmente en el álbum “19 Días y 500 Noches” de Sabina, en el año 1999. Esta canción nos invita a conocer a La Magdalena, quien al parecer es la tierna y desinteresada administradora de una casa de citas. Una mujer tan dama como puta, capaz de conquistar hasta los corazones de los dioses.

Me llaman calle — Manu Chao

En esta canción publicada en 1997 en la colección “La Radiolina” el cantautor francoespañol Manu Chao nos cuenta sobre los sueños de amor honesto y sin pagos de por medio de una de estas musas prohibidas de la noche.  Los mismo sueños que muy posiblemente esté condenada a no cumplir jamás.

Embajadora del sexo — Frank Delgado

El cantautor cubano Frank Delgado es único en su género, y con su muy peculiar estilo lírico pone de manifiesto la idiosincrasia de las putas, propone un código de ética ideal (si es que así se puede llamar), y las grandes ganancias económicas de quienes tienen el privilegio de ser puta, en muchos casos mayores a lo que recaudan algunas instituciones cubanas.

Más guapa que cualquiera — Joaquín Sabina y Fito Páez

Otra vez el canalla de Joaquín Sabina, pero esta vez acompañado del monumento del rock argentino Fito Páez. Estos dos colosos de la canción nos regalan esta pieza extraída del álbum “Enemigos Íntimos” donde conocemos a una puta de nombre muy singular, cansada de los besos sin amor que colman su vida. Decide, como una muchacha común y corriente y contra todo pronóstico, entregar su corazón a uno de sus clientes.

Piel de manzana — Joan Manuel Serrat

El catalán Joan Manuel Serrat es uno de los imprescindibles de la canción de autor en castellano (y catalán, que no se me ponga bravo Joan Manuel). Esta melancólica pieza se desprende de la colección “Para piel de manzana”, lanzada en 1975. Aunque la protagonista no ejerce como tal la estigmatizada profesión, sí la podemos considerar como puta. Más por gusto que por necesidad entrega sus montes empíreos a quien le plazca. Y así va pasando el tiempo y esta ligera forma de vivir le va arrebatando las sonrisas, la calidez del corazón y la lozanía de la piel.

Flores nocturnas — Silvio Rodrígurez

Silvio Rodríquez está, sin duda alguna, posicionado en lo más alto de la cúspide de la composición, siendo uno de los cantautores de más renombre en todo el mundo. En esta canción incluida en su álbum “Rodríquez” el cantautor cubano es un espectador de la vida nocturna de la quinta avenida. Avenida que compara a un jardín repleto de flores nocturnas: flores desechables, flores de sueños fugaces, flores que se nutren de los restos del amor.

¿Conoces alguna otra canción meritoria de pertenecer a esta lista?

Deja un comentario