Alma Música

Hace unos días escuché a mi profesor de literatura mencionar al poeta cubano Nicolás Guillén e incluso recitar unos versos, me sorprendió la musicalidad de aquellos versos y me di a la siempre interminable tarea de descubrir algunos de sus poemas. De aquel primer puñado el que más me cautivó y con el que más me identifiqué fue “Alma Música“, oda sublime a un ser que a pesar de las adversidades se niega perder su característica musicalidad. A continuación les comparto el poema, espero que lo disfruten:

Yo soy borracho. Me seduce el vino
luminoso y azul de la Quimera
que pone una explosión de Primavera
sobre mi corazón y mi destino.

Tengo el alma hecha ritmo y armonía;
todo en mi ser es música y es canto,
desde el réquiem tristísimo de llanto
hasta el trino triunfal de la alegría.

Y no porque la vida mi alma muerda
ha de rimar su ritmo mi alma loca:
aun mas que por la mano que la toca
la cuerda vibra y canta porque es cuerda.

Así, cuando la negra y dura zarpa
de la muerte destroce el pecho mío,
mi espíritu ha de ser en el vacío
cual la postrera vibración de un arpa.

Y ya de nuevo en el astral camino
concretara sus ansias de armonía
en la cascada de una sinfonía,
o en la alegría musical de un trino.

Nicolás Guillén

Deja un comentario